La obesidad y el cáncer de mama

obesidad-y-cancer-de-mama

Tabla de contenidos

La obesidad es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Además de ser un factor de riesgo para enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardíacas, la obesidad también se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Afortunadamente, hay varias maneras en que las personas pueden reducir su riesgo de cáncer de mama, incluyendo la nutrición y el ejercicio físico. En este artículo, exploraremos la relación entre la obesidad y el cáncer de mama, y discutiremos cómo la nutrición y el ejercicio pueden ayudar a prevenir esta enfermedad.

cancer-de-mama

Relación entre la obesidad y el cáncer de mama

Según la Sociedad Americana del Cáncer, la obesidad es un factor de riesgo para el cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas. La razón detrás de esta relación no está completamente clara, pero se cree que la obesidad puede afectar los niveles de hormonas en el cuerpo, como el estrógeno, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Un estudio de 2016 publicado en la revista Breast Cancer Research and Treatment encontró que las mujeres obesas tenían un 50% más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) normal. Otro estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention en 2017 encontró que las mujeres posmenopáusicas obesas tenían un 58% más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres posmenopáusicas con un peso saludable.

obesidad

En cuanto a la relación entre obesidad y cáncer de mama, algunos estudios han encontrado que las mujeres obesas tienen niveles más altos de hormonas relacionadas con el crecimiento del cáncer de mama, como el estrógeno, lo que podría explicar por qué tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Además, la obesidad también se asocia con inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de cáncer de mama. Por otro lado, la obesidad también puede dificultar la detección temprana del cáncer de mama, ya que las mujeres obesas tienen más tejido mamario y esto puede hacer que los tumores sean más difíciles de encontrar en una mamografía.

Beneficios de la nutrición y el ejercicio físico

Afortunadamente, hay varias formas en que las personas pueden reducir su riesgo de cáncer de mama, incluyendo cambios en la dieta y el ejercicio físico. A continuación, se presentan algunos de los beneficios de estos cambios de estilo de vida:

  1. Pérdida de peso: Una de las formas más efectivas de reducir el riesgo de cáncer de mama es perder peso. La pérdida de peso puede reducir los niveles de estrógeno en el cuerpo y mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que puede reducir el riesgo de cáncer de mama. Un estudio publicado en la revista Cancer Prevention Research en 2018 encontró que la pérdida de peso en mujeres obesas redujo los niveles de estrógeno en el cuerpo y mejoró la sensibilidad a la insulina.
  2. Dieta saludable: Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Se recomienda que las personas consuman una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. Un estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention en 2016 encontró que las mujeres que siguieron una dieta mediterránea tenían un riesgo reducido de cáncer de mama en comparación con las mujeres que no siguieron una dieta mediterránea.nutricion-equilibrada
  3. Ejercicio físico: El ejercicio físico puede reducir el riesgo de cáncer de mama al reducir los niveles de estrógeno en el cuerpo y mejorar la sensibilidad a la insulina. Además, el ejercicio también puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo, lo que también se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer. Un estudio publicado en la revista Cancer Prevention Research en 2017 encontró que el ejercicio aeróbico regular puede reducir los niveles de estrógeno y mejorar la sensibilidad a la insulina en mujeres posmenopáusicas obesas.
  4. Reducción del estrés: El estrés crónico se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer, y puede aumentar la producción de hormonas como el cortisol, que pueden afectar el riesgo de cáncer de mama. Se recomienda que las personas encuentren formas efectivas de reducir el estrés en sus vidas, como la meditación, el yoga o la terapia cognitivo-conductual.ejercicio-fisico
  5. Reducción del consumo de alcohol: El consumo de alcohol se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo que se recomienda que las personas reduzcan o eviten completamente el consumo de alcohol. Un estudio publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research en 2016 encontró que las mujeres que bebían más de tres bebidas alcohólicas por semana tenían un riesgo aumentado de cáncer de mama en comparación con las mujeres que no bebían.

Por otro lado, la nutrición y el ejercicio físico pueden tener importantes beneficios para la prevención del cáncer de mama. Una alimentación saludable que incluya frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables puede ayudar a mantener un peso saludable y reducir el riesgo de cáncer de mama. Además, algunos estudios han encontrado que una dieta mediterránea rica en frutas, verduras, pescado y aceite de oliva puede reducir el riesgo de cáncer de mama en mujeres de alto riesgo.

estres

En cuanto al ejercicio físico, varios estudios han demostrado que las mujeres que hacen ejercicio regularmente tienen un menor riesgo de cáncer de mama en comparación con las que son sedentarias. Esto podría deberse a que el ejercicio ayuda a reducir los niveles de hormonas relacionadas con el cáncer de mama y reduce la inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo. Además, el ejercicio también puede ayudar a mantener un peso saludable y reducir la cantidad de grasa corporal, lo que a su vez reduce el riesgo de cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas.

Conclusión

La obesidad se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, pero hay varias formas en que las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar esta enfermedad. La pérdida de peso, una dieta saludable, el ejercicio físico regular, la reducción del estrés y la reducción del consumo de alcohol son todos cambios de estilo de vida que pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Al adoptar estos cambios de estilo de vida, las personas pueden tomar medidas para mejorar su salud y reducir su riesgo de desarrollar cáncer de mama.

En conclusión, la obesidad se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama y también puede dificultar la detección temprana de la enfermedad. Por otro lado, la nutrición y el ejercicio físico pueden desempeñar un papel importante en la prevención del cáncer de mama, ya que ayudan a mantener un peso saludable, reducir los niveles de hormonas relacionadas con el cáncer de mama y reducir la inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo. Por lo tanto, mantener un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada y ejercicio físico regular puede ser una estrategia efectiva para reducir el riesgo de cáncer de mama.

mujer-cancer-de-mama

Referencias bibliográficas:

  1. Society, A. C. (2021). Obesity and Cancer Risk. Recuperado de https://www.cancer.org/cancer/cancer-causes/diet-physical-activity/body-weight-and-cancer-risk/obesity-and-cancer.html
  2. Chan, D. S., Vieira, A. R., Aune, D., Bandera, E. V., Greenwood, D. C., McTiernan, A., … & Norat, T. (2014). Body mass index and survival in women with breast cancer-systematic literature review and meta-analysis of 82 follow-up studies. Annals of oncology, 25(10), 1901-1914.
  3. Neuhouser, M. L., Aragaki, A. K., Prentice, R. L., Manson, J. E., Chlebowski, R., Carty, C. L., … & Tinker, L. F. (2015). Overweight, obesity, and postmenopausal invasive breast cancer risk: A secondary analysis of the Women’s Health Initiative randomized clinical trials. JAMA oncology, 1(5), 611-621.
  4. Thompson, H. J., Sedlacek, S. M., Paul, D., & Wolfe, P. (2016). The impact of weight loss on inflammation in breast tissue and blood. Cancer Prevention Research, 9(4), 339-347.
  5. Toledo, E., Salas-Salvadó, D., Donat-Vargas, C., Buil-Cosiales, P., Estruch, R., Ros, E., & Hu, F. B. (2016). Mediterranean Diet and Invasive Breast Cancer Risk Among Women at High Cardiovascular Risk in the PREDIMED Trial: A Randomized Clinical Trial. JAMA Internal Medicine, 176(2), 175–183. https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2015.4838
  6. Liu, Y., Warren Andersen, S., Wen, W., Gao, Y. T., Lan, Q., Rothman, N., … & Shu, X. O. (2016). Prospective cohort study of general and central obesity, weight change trajectory and risk of major cancers among Chinese women. International Journal of Cancer, 139(7), 1461-1470.
  7. Schmitz, K. H., Neuhouser, M. L., Agurs-Collins, T., Zanetti, K. A., Cadmus-Bertram, L., Dean, L. T., … & Alfano, C. M. (2019). Impact of obesity on cancer survivorship and the potential relevance of race and ethnicity. Journal of the National Cancer Institute, 111(11), 1103-1110.
  8. World Cancer Research Fund / American Institute for Cancer Research. (2018). Diet, nutrition, physical activity and cancer: a global perspective. Continuous Update Project Expert Report 2018. Retrieved from https://www.wcrf.org/dietandcancer
  9. Friedenreich, C. M., Neilson, H. K., Lynch, B. M., & State of the Science Advisory Panel. (2010). Physical activity and breast cancer: review of the epidemiologic evidence and biologic mechanisms. Cancer, 116(11), 2782–2795. https://doi.org/10.1002/cncr.25052
  10. McTiernan, A., Irwin, M., Vongruenigen, V. W., & Bernstein, L. (2010). Role of weight control and physical activity in breast cancer prevention. Journal of the National Cancer Institute, 102(10), 630–641. https://doi.org/10.1093/jnci/djq068