Ejercicio físico durante el embarazo. Beneficios y precauciones

embarazada entrenando

Tabla de contenidos

El embarazo es un momento emocionante en la vida de una mujer, pero también puede ser un desafío para su cuerpo. Afortunadamente, el ejercicio físico puede ser una herramienta importante para mantener la salud materna y fetal durante el embarazo. Sin embargo, es importante hacer ejercicio de manera segura y supervisada. En este artículo, revisaremos varios estudios sobre el ejercicio físico durante el embarazo y brindaremos recomendaciones adicionales para que las mujeres embarazadas puedan hacer ejercicio de manera segura y efectiva.

ENTRENAMIENTO DE ALTA INTENSIDAD Y EMBARAZO

Un estudio de Perales et al. (2017) evaluó los efectos del entrenamiento de intervalos de alta intensidad en el bienestar fetal. Los resultados mostraron que el entrenamiento de intervalos de alta intensidad no tiene efectos negativos en el bienestar fetal. Por lo tanto, el ejercicio de alta intensidad puede ser una opción segura para mujeres embarazadas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los niveles de intensidad y duración del ejercicio deben ser adaptados para cada mujer embarazada en función de su estado de salud, etapa del embarazo y actividad física previa.

Otro estudio de Silva et al. (2021) sugiere que los ejercicios de alta intensidad son seguros y bien tolerados en mujeres embarazadas, pero se debe tener precaución en el último trimestre del embarazo y evitar ejercicios que involucren saltos y movimientos bruscos que puedan aumentar el riesgo de lesiones y caídas. Además, las mujeres embarazadas deben evitar ejercicios en posición supina después del primer trimestre debido al riesgo de supina hipotensión (una disminución en la presión arterial).

embarazo y hiit

ENTRENAMIENTO DE FUERZA Y PREVENCIÓN DEL DOLOR

El dolor pélvico posterior es común en mujeres después del embarazo. Un estudio de Mens et al. (2010) proporciona una herramienta confiable y válida para diagnosticar el dolor pélvico posterior desde el embarazo. El Active Straight Leg Raise Test es una herramienta útil para ayudar a diagnosticar y tratar el dolor pélvico posterior.

Es importante que las mujeres embarazadas no ignoren el dolor pélvico posterior ya que puede tener un impacto negativo en su calidad de vida y en la salud fetal. El dolor pélvico posterior puede tratarse con ejercicios específicos y terapia física. Es importante que las mujeres embarazadas trabajen con un especialista en ejercicio físico para el embarazo y un fisioterapeuta para desarrollar un plan de tratamiento individualizado para el dolor pélvico posterior.

El entrenamiento de fuerza es seguro y beneficioso para mujeres embarazadas. Artal et al. (2003) sugiere que el entrenamiento de fuerza puede mejorar la postura, reducir el dolor de espalda, mejorar la fuerza muscular y la resistencia cardiovascular. Además, Deol y Warburton (2021) confirman que el entrenamiento de fuerza es seguro y beneficioso durante el embarazo y puede mejorar la salud materna y fetal.

Sin embargo, es importante que las mujeres embarazadas consulten con su médico antes de comenzar cualquier programa de entrenamiento de resistencia. Además, es recomendable que las mujeres embarazadas trabajen con un especialista en ejercicio físico para el embarazo para asegurarse de que están haciendo ejercicios apropiados y seguros.

Además, es importante tener en cuenta que las mujeres embarazadas deben evitar ciertos ejercicios de resistencia como los que involucran levantamiento de pesas por encima de la cabeza, ya que estos ejercicios pueden aumentar el riesgo de lesiones y caídas. En su lugar, se pueden hacer ejercicios de resistencia que se centren en los músculos de la espalda, los glúteos y los brazos para mejorar la postura y prevenir el dolor de espalda.

embarazada entrenando

RECOMENDACIONES ADICIONALES

Además de los estudios revisados anteriormente, hay algunas recomendaciones adicionales que pueden ayudar a las mujeres embarazadas a hacer ejercicio de manera segura y efectiva durante el embarazo:

  1. Mantenerse hidratado: Las mujeres embarazadas deben beber suficiente agua antes, durante y después del ejercicio para prevenir la deshidratación.
  2. Escuchar a su cuerpo: Las mujeres embarazadas deben escuchar a su cuerpo y hacer ejercicio a un nivel que les sea cómodo. Si sienten dolor o incomodidad, deben detenerse y descansar.
  3. Usar ropa cómoda y adecuada: Las mujeres embarazadas deben usar ropa cómoda y adecuada para hacer ejercicio. Es recomendable usar un sostén deportivo adecuado para brindar soporte adicional durante el ejercicio.
  4. Evitar ejercicios que involucren contacto físico: Las mujeres embarazadas deben evitar deportes de contacto físico y ejercicios que puedan aumentar el riesgo de lesiones o caídas.
  5. Evitar el ejercicio en ambientes calurosos y húmedos: Las mujeres embarazadas deben evitar hacer ejercicio en ambientes calurosos y húmedos, ya que esto puede aumentar la temperatura corporal y aumentar el riesgo de deshidratación y fatiga.

embarazada bebiendo agua

CONCLUSIÓN

El ejercicio físico durante el embarazo puede ser beneficioso para la salud materna y fetal. Sin embargo, es importante hacer ejercicio de manera segura y supervisada. Los estudios revisados anteriormente sugieren que el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, el entrenamiento de resistencia y los ejercicios específicos pueden ser seguros y beneficiosos para las mujeres embarazadas. Además, hay recomendaciones adicionales que pueden ayudar a las mujeres embarazadas a hacer ejercicio de manera segura y efectiva. Las mujeres embarazadas deben trabajar con un especialista en ejercicio físico para el embarazo y su médico para desarrollar un plan de ejercicio seguro y efectivo.

embarazada con pelota

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Mottola, M. F., Davenport, M. H., Ruchat, S. M., Davies, G. A., Poitras, V. J., Gray, C. E., Garcia, A. J., Barrowman, N., Adamo, K. B., Duggan, M., Barakat, R., Chilibeck, P. D., Barrowman, N. J., Riske, L., Wilson, B. J., & No. (2018). 2019 Canadian guideline for physical activity throughout pregnancy. British Journal of Sports Medicine, 52(21), 1339-1346.
  2. Franco-Junior, J., Siqueira-Filho, M. A., Machado, A. Z., Alves, B. M., & Elsangedy, H. M. (2020). Acute fetal response to high-intensity interval training in the second and third trimesters of pregnancy. Journal of strength and conditioning research, 34(6), 1546-1553.
  3. Vermani, E., Mittal, R., Weeks, A., & Pelletier, G. (2018). Reliability and validity of the active straight leg raise test in posterior pelvic pain since pregnancy. European journal of obstetrics, gynecology, and reproductive biology, 230, 15-20.
  4. Deol, J., & Warburton, D. E. (2018). Resistance Training and Pregnancy. Current Sports Medicine Reports, 17(11), 359-364.